PALENQUERAS

“Palenque de San Basilio” es un pueblito que se encuentra enclavado en los palenques de la Costa norte de Colombia en el departamento de Bolívar, y jurisdiccionalmente es un corregimiento adscrito …

Origen: PALENQUERAS

Anuncios

PALENQUERAS

las-palenqueras-80-x-60-cms
Estilo Integracionismo geometrico-Oleo sobre tela

“Palenque de San Basilio” es un pueblito que se encuentra enclavado en los palenques de la Costa norte de Colombia en el departamento de Bolívar, y jurisdiccionalmente es un corregimiento adscrito al Municipio de Mahates en las faldas de los Montes de Maria a 50 kilómetros de la ciudad de Cartagena desde la época de la esclavitud.

Fue fundado por cimarrones y esclavos africanos que lograron fugarse del régimen de esclavitud impuesto por la corona Española en hechos que sucedieron en el siglo XVII.

El termino “Palenque” es sinónimo de libertad ya que en aquella época todo esclavo que escapaba y lograba llegar a un palenque recuperaba su libertad de inmediato.

Palenque hoy día es la representación viva, sensorial y perceptible de la realidad de aquellas luchas cimarronas por la emancipación de la esclavitud, y es el significado testimonial de procesos de paz adelantados en suelo americano en aquella época, obligando a la corona española a reconocer su autonomía como pueblo de afrodescendientes, siendo el primer pueblo libre de América.

Palenque de San Basilio es el único pueblo afrocolombiano que se ha mantenido a través del tiempo y hasta el día de hoy;  teniendo luchas permanentes por la conservación de su identidad y la reivindicación de su cultura étnica.

dsc09536-palenqueras-en-tertulia

Las palenqueras forman parte del paisaje de la costa caribe, convirtiéndolas en iconos imprescindibles de la arquitectura colonial de las grandes ciudades como Cartagena.

palenquera-2-70-x-50-cmsSon un conjunto visual común en la promoción turística Colombiana a nivel Internacional, ya que se les ve repartidas entre la ciudad amurallada y las playas  vendiendo frutas para calmar la sed de los turistas, algunas se dedican a hacer trenzas en el pelo de las bañistas con cuentas de variados colores y otras preparan suculentos almuerzos con pescados de mar.

dsc08658

Las palenqueras aparte de tener que trabajar como vendedoras ambulantes bajo el inclemente sol, aun hoy día son marginadas por la sociedad quienes las siguen viendo como intrusas, no como seres humanos indefensos  que buscan ganarse su sustento y que otrora fueron arrancados violentamente de sus raíces y cultura Africana para ser traídos amarrados y apaleados a un mundo esclavizante y cruel impuesto por la colonia  que obtenía de esta manera la mano de obra gratuita en los trabajos que debían ejecutarse en las labores del campo en beneficio de la corona española.

Fernando Rodriguez Rojas

 

 

 

CRITICAS INTEGRACIONISMO-ART

 Joan Lluís Montané  

 Asociación Internacional Críticos de Arte

Madrid – España.  

la-feria-140-x-100-cms-2002                           

 

Fernando Rodríguez Rojas: Sincretismo geométrico y realidad expresiva.

La creación pictórica de Fernando Rodríguez Rojas conjuga geometría y estructuración compositiva, con el laberinto de imágenes derivadas de la propia realidad. Establece una pléyade de figuras, oficios, situaciones, actuaciones musicales, músicos de jazz, payasos, imágenes, rostros, caras, personas, instrumentos musicales.

Es un artista de raíz geométrica, sintético, con una gran visión de las nuevas aportaciones pictóricas. Combina elementos, objetos, figuras, composiciones en varios planos, estableciendo una visión a tres velocidades: el fondo, la parte intermedia y la zona más próxima al espectador.

En ocasiones el cambio de color, le permite mostrar, a través de círculos –por ejemplo-, escenas concretas de la composición, que le interesa resaltar. Destaca ángulos determinados, en los que aparece un personaje ejecutando una acción determinada. Un personaje que cobra importancia por encima del resto de la composición. Pero, si observamos la composición en su totalidad, constataremos que ésta es más importante que el personaje antes señalado.

La presencia de diferentes focos de atención en una misma composición produce un efecto dinámico, resaltando el planteamiento geométrico, la conjunción formal, por sí misma, en un entorno en el que predomina la figuración y las alusiones concretas a personajes, seres, rostros, elementos, oficios y utensilios.

La realidad, vista desde lejos, se convierte en abstracción, mientras que, si se observa desde cerca, el resultado final es todos y cada uno de los elementos descritos.

El cerca lejos, figuración y abstracción, realidad y fantasía, produce un efecto de dicotomía muy evidente, en el sentido de configurar un planteamiento cinético de la realidad pictórica, que está compuesto por ideas y desarrollos, en teoría, opuestos, pero, en realidad, absolutamente complementarios. Porque la realidad final de los elementos formales, seres humanos, rostros y otros iconismos, es su propia estructuración geométrica.

De la misma forma que si observamos, en líneas generales, la composición constataremos, en primer lugar, la evidencia geométrica que persiste. Macro universo y micro universo. El macro es la geometría de gran calado y el micro es lo mismo pero en tamaño reducido. El resultado final, a todas luces, es que todo lo que existe posee estructura física, química, geométrica y luz interior.

No hay realidad sin fantasía, realismo sin abstracción, materia sin espíritu.

Fernando Rodríguez Rojas aúna de forma sincrética en su composición abstracción y figuración, geometría y realidad descriptiva, que cambia según la distancia y la incidencia de la luz.

Su obra podemos incluirla dentro de un sincretismo contemporáneo, en el que el movimiento es importante, pero también el color y la luz.

La incidencia lumínica nos abre puertas a otras realidades, en las que la redimensión es un hecho, pero partiendo de limitaciones específicas, de estados de ánimo en los que la mente fluctúa de un estado consciente a otro subconsciente y, de la subconsciencia a la trascendencia del espíritu.

Pero para conseguir esta trascendencia, primero hay que conocer la realidad, empaparse de vivencias, tener experiencias y después viene la luz.

Joan Lluís Montané – 06/30/2006 – Madrid – España.

 

 Eduardo Arboleda Ballen

Critico de Arte, Escritor, Antropólogo

Malaga España

ARQUITECTURA. 135 X 85 cms. 2002

 Podríamos decir que su inicio y su destino transitan en los márgenes constantes del paria, haciendo una ecuación subjetiva de su arte y el arte hecho músculo y hueso. La que circula en los bordes, en la periferia de la aceptación al interior del sistema plástico.

La obra de  Fernando Rodríguez Rojas (Colombia 1953), se estructura a partir de ordenamientos y sucesiones emocionales que se desprenden de una referencia autobiográfica asentada en su carácter particular de intimidad, concatenando experiencias de vida en su formación policultural y referencias contingentes instaladas en los sistemas imperantes con sus connotaciones en las diferentes formas de poder, ordenación y opresión sociocultural.

Sale Rodríguez Rojas al encuentro de lo no percibido. Está abierto a la percepción.  No se queda solo en expresar sensaciones, las produce. Para ello huye de si mismo.

Sus colores son instintivos. Tiene una relación con los colores: visual e inmediata. Mas que estridentes son ácidos.

Su arte es tiempo congelado y un halagador seguro para el futuro, y su obra artística tiene más de una lectura; una genérica y directa, donde se aprehenden los aspectos generales y otra posterior a partir de la cual se adaptan aquellos pequeños detalles que en un primer momento pasaron desapercibidos.

Los colores en Fernando Rodríguez Rojas generan muchas sensaciones no vinculadas estrictamente a la percepción visual. Son claros, entendiéndose como esa cualidad invisible, que aligera y despeja la obra en su proyección hacia el exterior.

En este pintor colombiano: la quimera, la imagen, la obsesión, el sueño… son absolutamente reales y necesarios. Los deja vivir en él ejerciendo su magia en el proceso creativo. Hace real lo quimérico y quimera lo real.

En su obra, a veces, lo que quiere trasmitir, se oculta detrás de lo obvio.

Para descubrirlo hay que mirar y, sobre todo, tener muy pocas certezas.

La ternura y la fortaleza en Rodríguez Rojas están presentes como un todo. En su confrontación, las formas adquieren mayor intensidad, y algunas de sus imágenes clavadas en su tiempo pactado, tiemblan  con el tiempo dentro, parando el tiempo, poniendo en suspenso lo que el tiempo sea.

Su estar perdido es un estado de gracia.

Por Eduardo Arboleda Ballén (Málaga- Spain) VII-14-2006

 

Julia morales

Comunicadora Social Crítica de Arte

Universidad de Loja Ecuador.

las-palenqueras-80-x-60-cms

El pintor Fernando Rodríguez Rojas demuestra en su obra una vida dedicada al arte, es claro de ver su concepción de la belleza con el colorido que baña sus pinturas, en las mezcladas y transparentes formas de la redacción pictórica de un paisaje cultural intrépido.

Su arte es novedoso, ataviado por la abundancia de elementos cromáticos y formas realistas  ideando un conjunto ecuánime y talentoso.

Artista adoctrinado en el relato mas puro y limpio de los tópicos que enriquecen lo autóctono de la Colombia mas mestiza, trovador honesto en los cantares plásticos de una jornada limpia bajo el playero sol de una comunidad alimentada por la tradición.

Sus geométricos puzzles, hacen detener la mirada en su obra, y; escudriñar con minuciosidad la geometría que encandila y descubre una trama real, consiguiendo que lo superfluo sea mágico y lo evidente se transforme en una folklórica escenificación de costumbres entrañables para el pintor, logrando ensoñadoramente hacernos llegar las voces de las vendedoras en sus playas.

Su mercadeo costero confluye armónicamente con sus estilizadas bañistas, recreando el esparcimiento de los visitantes que legan el sustento a las palenqueras, poniendo de manifiesto un conjunto de elementos muy bien equilibrados conquistando la admiración del observador.

Me encanta la composición de esta obra y me hace conocer su perspectiva de lo cotidiano y sus vivencias; enhorabuena a Rodríguez Rojas, merecidos lauros le adornen.

Julia Morales 18 de Junio de 2007